Mercedes-Benz C 111 Wankel

Considerado por muchos seguidores de la marca como uno de los mejores super-deportivos de Mercedes-Benz. Apareció a finales de los años 60, cuando los ingenieros de desarrollo de Daimler-Benz estaban trabajando en diversos tipos de motores para introducirlos en los nuevos autos de serie.




Durante el desarrollo de propulsores turboalimentados, rotativos y diésel. El Mercedes-Benz C 111 se construyo como un prototipo para investigar la implantación del motor rotativo Wankel. Pensado como auto experimental también contribuyo al desarrollo de componentes de suspensión adaptados a los neumáticos masss anchos empleados en la competición y la utilización de materiales plásticos en las carrocerías.


Se construyeron 4 versiones del Mercedes-Benz C 111, que fueron objeto de un concienzudo estudio para mejorar la eficiencia aerodinámica. El propósito de todo el proyecto era trasladar estas experiencias para autos super-deportivos de producción en serie.
El primer modelo C 111 se realizó en 1969, equipándolo con un motor Wankel de tres rotores, de inyección directa y disposición central trasera, que brindaba una potencia de 280 CV. La carrocería era muy ligera empleando fibra de vidrio. Los componentes del eje delantero se incorporaron luego a gran escala en los deportivos de serie. Los del eje trasero fueron precursores de la suspensión independiente multi-link.


Esta unidad, de tracción trasera, era capaz de alcanzar una velocidad de 260 km/h. Comprobados entre Abril y Mayo de ese año, cuando se realizaron pruebas en los circuitos de Hockenheim y Nürburgring. Con puertas tipo “ala de gaviota” recordando al 300 SL. De esta primera versión del Mercedes-Benz C 111-I se construyeron 5 unidades masss, empleadas para promocionar el proyecto ante la prensa, ingenieros y personalidades contemporáneas.


Las unidades extra ofrecían la imagen de un super-deportivo de lujo gracias a una esmerada terminación. Pero tan solo cinco meses después de la primera versión del C 111, apareció una evolución denominada Mercedes-Benz C 111-II, equipada con un motor Wankel de cuatro rotores y una potencia de 350 CV, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 4.8 segundos y alcanzar 300 km/h, que para la época fueron cifras de locura.



En el Mercedes-Benz C 111-II de 1970, también se mejoró especialmente la capacidad de visión del conductor. Respecto de la aerodinámica, el coeficiente de resistencia CD de esta unidad alcanzó un valor insólito de 0.325. El super-auto fue presentado al público en el Salón del Automóvil de Ginebra durante Marzo de 1970.

Como ocurriera con el C 111-I, esta variante se convirtió inmediatamente en objeto de deseo para todos aquellos fanáticos de la marca que anhelaban un sucesor espectacular para el coupé 300 SL Gullwing, el deportivo construido entre 1954 y 1963 apodado Widowmaker (“hacedor de viudas”), debido a los numerosos accidentes mortales que protagonizó.


Sin embargo el Mercedes-Benz C 111 propulsado por motor rotativo Wankel no se llegó a fabricar nunca en serie, debido al cambio en la normativa sobre emisiones, cada vez masss restrictiva en gran número de países entre los que se encontraba el cliente objetivo para este super-auto exclusivo. Las emisiones contaminantes de los motores Wankel eran difíciles de reducir, y también tenían un consumo de combustible relativamente elevado, detalle especialmente impopular por la crisis del petróleo de 1973.

Así, asta esta etapa se concebían los Mercedes-Benz C 111 / C 111-I y C 111-II, conocido como un super-auto formidable, totalmente innovador para su época, pero sin mucho éxito, aunque la historia no termina aquí...

Publicado por:
Jesus Agustin