Mercedes Benz CL 63 AMG y 65 AMG para 2011

La gama CL de Mercedes-Benz se caracteriza por ser el tope en coupés de la marca alemana. Pero no conformes con esto en Sttutgart presentan las versiones masss extremas para los que buscan mayores prestaciones del auto-exclusivo con el CL 63 AMG y CL 65 AMG.




Los ocupé reciben un “face-leaft” a escasos meses de su incorporacion. Par el frontal se incorpora la nueva cara corporativa de Mercedes, con características masss angulosas y deportivas, donde encontramos una amplia parrilla, luces diurnas integradas en los faros delanteros y una tira de Leds.


Otros cambios estéticos estan a la vista en los faldones traseros y la adopción de tubos de escape rectangulares. En el caso de las versiones AMG se aplican cuatro colas. Pero ademas de su deportividad siguen siendo coupés tremendamente elegantes, que combinan lujo y deportividad al maximo. No hay masss que ver su interior, el colmo de la opulencia, con amplios asientos de cuero y materiales nobles por donde quiera que miremos.


Pero las novedades para los CL 63 AMG y Cl 65 AMG se centran en sus motores. El CL 63 AMG, adopta el nuevo 5.5 V8 biturbo, ya ha estrenado el S 63 AMG. Con 747 cc menos que el anterior V8 atmosférico, el también excelente y galardonado 6.2 V8 que entregaba en el anterior CL 63 AMG unos respetables 517 CV. Sin embargo el V8 biturbo actual logra 536 CV de potencia, a 5.500 rpm y un tremendo par motor de 800 Nm entre las 2.000 y las 4.500 rpm.


Para obtener una aceleración de 0 a 100 km/h en 4.6 segundos y su velocidad máxima se limite a 250 km/h, porque de suspender el limitador superaría los 300 km/h. Si queremos aún masss potencia se le puede instalar el “AMG Performance Pack”, que eleva sus prestaciones hasta los 563 CV y el par máximo hasta los 900 Nm. El equipo de frenos lleva discos de 15.4 pulgadas en el eje delantero, ventilados y perforados. Las ruedas de 20 pulgadas montan neumáticos delanteros de medidas 255/35 ZR20 y traseros de 275/35 ZR20.


Este propulsor esta acoplado a una caja de cambios AMG “MCT-Speedshit” de siete velocidades, con un sistema de doble embrague ya empleado con excelentes resultados en el Mercedes E 63 AMG. La caja cuenta con tres modos: “Sport”, “Manual” y “Comfort”, el ESP mantiene dos etapas de permisividad y una suspensión activa electrónica. Toda una dotación tecnológica al servicio de la dinámica, que se completa con un equipamiento de serie digno de su precio, aún por confirmar pero que superará los 120.000 euros.


De serie incorpora: navegador “COMAND” con disco duro de 40 GB, sistema de sonido “Harmann-Kardon” con surround 7.1, iluminación adaptativa bi-xenón, asientos de cuero ventilados con programas de masaje o un control total de todos los dispositivos del auto en una pantalla de 8 pulgadas. Como elementos opcionales se puede solicitar si queremos: el sistema de seguridad activa “Distronic Plus” con asistente de cambio de carril, detector de puntos muertos o frenada “Pre-SAFE” automática.


En cuanto al CL 65 AMG, comparte equipamiento con el CL 63 AMG, pero equipa de serie todos los paquetes opcionales. Situándose junto al S 65 AMG como los Mercedes-Benz masss caros. Su motor no es un V8, sino el V12 biturbo de 6.0 litros de cilindrada y tremendo par motor.


Si su predecesor ya contava con 612 CV de potencia, el actual conserva los mismos 621 a 4.800 rpm y un par motor máximo de 1.000 Nm entre las 2.000 y las 4.000 Nm. Este V12 debe conformarse con una caja automática de cinco relaciones con convertidor de par, la única que soporta el torrente de par que emite este motor extremo. Aún así, es capaz de acelerar hasta los 100 km/h en 4.4 segundos. Su velocidad máxima está autolimitada a 300 km/h, pero se cree que superaría los 320 km/h sin limitador. El equipo de frenos y toda la electrónica es idéntica a la del CL 63 AMG. Los dos se ponen a la venta después del verano, como siempre, iniciando en el mercado Alemán.


Los autos-exclusivos de Mercedes-Benz CL Class 63 AMG/65 AMG con un peso de dos toneladas, se presentan como auténticos “muscle car” alemanes. Pero están hechos para correr, para barrer el carril izquierdo de la Autobahn y dar pelea a masss de un super-deportivo.

Publicado por:
Emilio R. Covelo