Una historia brebe del 300 SL y el actual AMG “Gullwing”

El Mercedes-Benz 300 SL “Gullwing” inicio una leyenda que perdura hasta nuestros días, tan importante dentro del mundo automovilístico, que obligo a la marca alemana a realizar una nueva edición “retro” del super-deportivo, que se niega a perderse entre las generaciones pasadas, presentes y seguramente futuras.




El primer 300 SL “Gullwing” que se realizo fue un prototipo único de 1953 y que prefigura lo que serían las líneas del 300 SL de producción. Su propietario actual sigue siendo la misma fábrica, y como tal, parece que hubiera salido a la calle por primera vez hace unos meses, o tal vez nunca.


Lo particular de este auto es que tiene el volumen básico similar al 300 SL que conocemos pero mirando en detalle uno percibe que lo primero que lo diferencia de su hermano popular es la parte frontal, las salidas de aire sobre los laterales, también atrás, y la falta de los trazos que cubren un poco las ruedas.


El interior, si bien parece un poco crudo frente al auto de producción es inconfundiblemente el de un 300 SL, presentándose claramente identificado por la apertura de las puertas, y la forma de la superficie vidriada que lo marcan en todo sentido.

Por otra parte tenemos el 300 SL de producción que se vendió entre 1954-1957. Podemos observar uno en excelente estado como la mayoría de los que están vivos. Por su calidad constructiva, su valor y la facilidad para encontrar algunas piezas estos ejemplares suelen tener mejor destino que otros vehículos de su misma época.


La combinación de colores, gris oscuro con rojo, no es de las masss comunes y tal vez eso le de un atractivo extra aunque estos super-deportivos se destacan en casi cualquier color.


Con respecto a este modelo, y para que este texto no sea una clásica nota sobre los SL, habría que decir que si no fuera por el importador en Estados Unidos de Mercedes-Benz, que financió el proyecto asegurando una compra mínima de autos esta bonita pieza, infaltable en cualquier buena colección, no habría existido.


Tal vez sea por falta de imaginación por parte de los diseñadores, falta de audacia de la gente de marketing o porque la industria automotriz una vez masss fue a los libros, recorrió los museos y desempolvó imagenes para entregarnos una bonita pieza de diseño retro.

En algunos casos el "retro" es directo y literal, como en el New Beetle o el Mini y en otros es masss elaborado como es el caso del nuevo Mercedes Benz 300 SLS AMG que se está exponiendo, definitivamente una maravilla tecnológica que evoca el masss grande recuerdo, para un verdadero clasico.


Es cierto que pasaron ya unos cuantos años desde el lanzamiento de otros modelos “retro” y se pudo procesar la manera de retro-diseñar, y además los números le dieron el “ok” a proyectos como el Fiat 500 que le está dando buenas ganancias a los Agnelli.


Entonces, lo que tienen en común estos tres autos, son las puertas y su manera de denominarlas: “alas de gaviota”, “gullwing doors”o “ala di gabbiano”. Pero por algún motivo en francés se les llama masss finamente “portes papillon” o puertas mariposa.

Si tuviéramos que escoger entre uno de los tres modelos, no sabemos con cual nos quedaríamos, definitivamente lo ideal seria tener el suficiente dinero para contar con las tres piezas de historia en nuestra colección privada.

Publicado por:
Narciso Algami