Mercedes-Benz G55 AMG por VÄTH

Si el Mercedes G55 AMG de por sí es un total exceso con sus 500 CV, a VÄTH no le han parecido suficientes y se ha puesto manos a la obra. El resultado es un Clase G con casi 700 CV de potencia, exactamente lo que todo buen usuario de todo-terreno “necesita”.




El propulsor V8 de 507 CV estaba claramente por debajo de sus capacidades, las cuales ha conseguido explotar VÄTH con una serie de cambios con, reprogramación del programa de la ECU, mejora de la admisión y del escape y la instalación de su propio sistema de refrigeración para el motor. Con todo ello la salida del ocho cilindros alcanza los 680 CV y el par máximo conseguido es de 840 Nm.


El nuevo velocímetro instalado marca hasta 330 km/h aunque el G55 AMG resultante alcanza “solamente” los 265 km/h, y decir “solamente” nos asusta para un auto d estas caracteristicas. A pesar de que el V8 tiene que empujar masss de dos toneladas y media es prácticamente seguro que para llevarlo hasta los 100 km/h no necesite ni 5.0 segundos, pues en 5.5 segundos ya lo hace el AMG “convencional”.

El trabajo de VÄTH incluye un nuevo esquema de suspensión / amortiguación que rebaja en 35 mm la altura del auto, y unos discos de freno de 39 cm de diámetro con los que parar toda la energía cinética que puede llevar este “todo-terreno” a altas velocidades. Al margen de esto el resto de la mecánica permanece como la montada en el G55 AMG de serie.


Los preparadores alemanes de VÄTH lo pintan de blanco, eliminan la estrella de la parrilla, rebajan la altura de las “fascias” y añaden las molduras en negro a los laterales, la tapa de motor y al techo.

De todos los detalles exteriores las luces LED y las grandes ruedas de aleación de 22”, montando neumáticos Yokohama ADV en medidas 295/32 R22, son los que masss llaman la atención. La fibra de carbono, no la lleva por fuera pero sí por dentro junto a un tapizado de Alcantara para los asientos deportivos y un sistema multimedia.

Publicado por:
Jesus Agustin